Genera tristeza caminar por microcentro porteño.

Spread the love

Por Fabritzio Roth.

Es innegable observar que la ciudad de Buenos Aires es por lejos el sitio donde los argentinos nos mostramos al mundo con lo mejor que tenemos, pero entiéndase bien que cuando menciono eso, lo hago con un afán de mostrar, no la Argentina en su esplendor de mixturas de razas, culturas, paisajes etc., sino en lo que a progreso respecta y el orgullo que nos nace que el resto del mundo nos mire a través de ella.

La legendaria Av. Corrientes hoy muestra un paisaje desolador.


Buenos Aires ha sido, es y espero será, la representación de todo lo que queremos para nuestra comunidad, una ciudad que a pesar de los avatares políticos que le han tocado transitar a nuestro país, sigue demostrando que es posible otra realidad en cuanto a calidad de vida se refiere.

Todos de un modo u otro, pregonándolo o no, aspiramos a tener algo de la Buenos Aires en nuestros pueblos y ciudades. ¿Por qué no? ¡Si allá se pudo, acá también! Pero no, resulta que parece solo funcionar en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Sin embargo, no perdemos las esperanzas. Nos decimos, alguna vez nos tiene que tocar a nosotros ser ese norte a seguir.

Y de repente sin querer, caminando por la Buenos Aires de febrero 2021, todo aquello se desploma de una forma vertiginosa, llenándome de un estupor nunca antes percibido, colocándome en un estado de miedo casi indescriptible.

Peatonal Florida, decenas de negocios cerrados en el microcentro porteño.

Incrédulamente camino por sus calles y solo veo la escalofriante imagen de cientos de negocios cerrados, miles de oportunidades perdidas por la negligencia de quienes elegimos para conducirnos. Mas allá de la pandemia -que la hay- y con ella una inevitable zozobra de la cual hemos tenido casi un año para prepararnos, no han sabido como sobre llevar la emergencia.

Impávido e inmóvil ante la inminente decadencia de lo que otrora se vislumbrara como la Meca, hoy por hoy las esperanzas se aquietan, quizás adormecidas por un futuro poco alentador y oscuro.Alguna vez alguien (panameño él) me graficó a la Argentina como si fuera un corcho queriendo significar lo inhundible que era. Que por más que trataran de llevarla al fondo, siempre saldría a flote.

9 de febrero de 2021, Av. Corrientes al 800.


De aquella charla pasaron años, mas de lo que quisiera, nunca pensé que nos encontraríamos en tal situación como la que nos toca atravesar, sin miras de un mejor advenimiento, más aún con la incertidumbre de saber, que no solo es por un periodo, sino que podría perpetuarse llevándonos eventualmente a la ruina como Nación. De aquel corcho que fuera la Argentina hoy quedan fragmentos dispersos flotando por ahí, tal vez como una alegoría del sálvese quien pueda.